Hablemos de Sexo: ¿hay tamaños compatibles?

Escribe Ursula Van Persie

Escribe Ursula Van Persie

Los hombres se miden y se comparan. A las mujeres también les intriga la cuestión. Y en el medio de muchos debates y falsas creencias, siempre da vueltas una pregunta: ¿hay un tamaño de pene “ideal” para cada vagina?

La respuesta es no. En realidad no existe un pene “adecuado” para una vagina. Pero es importante destacar que en caso de un encuentro sexual con un pene grande y una vulva y/o vagina pequeña lo ideal es actuar con todo el cuidado necesario para lograr una dilatación adecuada y una sexualidad placentera.

La vagina es un espacio virtual que se dilata (de 3 a 4 centímetros) y se modifica con el ingreso del pene, según el tamaño que este tenga. Por lo tanto, las superficies de ambos órganos genitales casi siempre logran un buen contacto, independientemente de la medida del pene en erección o de la vagina en reposo.

¿Cuáles son los tamaños de pene más comunes?

El pene humano puede presentar una gran variedad de tamaños. Aunque en la cultura popular se considere que está relacionado con el nivel de masculinidad de cada varón o su potencia, no existe evidencia científica que lo demuestre.

Aunque los resultados varían en cada estudio, se cree que el tamaño del pene es, en promedio, de 12 a 16 centímetros de longitud. Se mide erecto, por encima del tronco, apoyando una regla contra la sínfisis pubiana, y se calcula hasta la punta del glande.

En la mujer, ¿cuáles son los tamaños más comunes?

No debemos confundir vagina con vulva. La vagina es un conducto fibromuscular elástico que forma parte de los órganos genitales internos de la mujer. La vulva es parte de los genitales externos y está compuesta por los labios mayores y menores, el clítoris, las glándulas, y es la entrada a la vagina y a la uretra. Una vez hecha la aclaración, vamos a describir los tamaños de ambas.

Vagina:

Es un conducto elástico y la longitud varía de 8 a 11 centímetros. Además, durante la excitación sexual puede dilatarse 3 ó 4 centímetros más.

Vulva:

* Largo visible del clítoris: 5–35 mm.

* Ancho del glande clitorídeo: 3–10 mm.

* Distancia entre clítoris y desembocadura de la uretra: 16–45 mm.

* Largo de los labios externos (de adelante hacia atrás): 7–12 cm.

* Largo de los labios internos (de adelante hacia atrás): 2–10 cm.

* Largo de los labios externos (desde el comienzo hasta la terminación libre): 7–50 mm.

* Largo del periné: 15–55 mm.

Cuando las mujeres sienten dolor, ¿es por el tamaño del pene?

El dolor al coito se llama dispareunia y puede deberse a distintas causas, que pueden  ser de origen orgánico: agentes infecciosos, enfermedades genito-urinarias, irritaciones por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativosdiafragmadispositivo intrauterino -DIU-espermicidas) y, en la tercera edad, vaginitis senil.

También pueden darse causas de origen psicológico: la pérdida de interés por el compañero, que puede originar una inadecuada lubricación vaginal, la falta de excitación en el momento de la penetración, la educación inadecuada o la ansiedad.

Por el doctor Fabián Gómez, médico urólogo, asesor científico del Boston Medical Group para Argentina.

El extraño aumento de mujeres quemadas por sus parejas. Por Raquel Roberti y Deborah Maniowicz

Yo era un chico muy decente, ella era una prostituta / ya no usará la cama, ahora duerme en una tumba (…) / no quiero que con su sangre puedas escribir mentiras / la maté porque la amaba, la maté porque era mía”, dicen diversas estrofas de la canción “La maté porque era mía” del grupo vasco Platero y tú. Mucho antes, Julio Navarrine graficó algo similar en el tango “A la luz del candil”: “…me traicionaban / y los maté a los dos (…) / Las pruebas de la infamia / las traigo en la maleta: / ¡las trenzas de mi china / y el corazón de él!”. La idea de que la mujer es un objeto cuya posesión indiscutible es del hombre está arraigada en la sociedad desde hace años. Golpes, maltrato verbal y muerte son las formas que los hombres adoptan para “castigar” a sus posesiones. Durante el año pasado, 260 mujeres fueron asesinadas como consecuencia de esa concepción, un 12,5 por ciento más que en 2009. Y desde que Eduardo Vázquez, ex baterista de Callejeros, mató a su esposa Wanda Taddei prendiéndole fuego, la modalidad se extendió: otras 26 mujeres fueron quemadas por sus parejas: 13 de ellas murieron.

“Que otro lo haya hecho antes, le quita gravedad al acto, le borra una parte del tabú y lo banaliza. Son delitos copycat, se busca la modalidad y se hace”, considera Enrique De Rosa, psiquiatra forense y docente de psicología y medicina psiquiátrica de la UBA. Copycat es el imitador de un asesino famoso: mata con el mismo método. En este caso, la supuesta fama alcanzada por Vázquez es el elemento motivador, a tal punto que después del ataque a su esposa, el servicio telefónico del Programa de asistencia a mujeres víctimas de violencia de la Provincia de Buenos Aires, registró un aumento de una amenaza concreta: “Te voy a quemar como a Wanda”. Para el especialista, prender fuego a una persona es “un acto premeditado que no responde a la estructura de emoción violenta, como la que presentan hombres que matan a puñaladas, a tiros, o empujan por el balcón. Tienen que ir a comprar combustible o buscarlo en la casa, rociarlo sobre el cuerpo, arrojarle un fósforo para encenderlo… No es gente que pierde la capacidad de comprensión”.

La psicóloga forense Ana María Cabanillas, en cambio, señala que “a veces es premeditado y a veces no. La acción surge de una situación de macro violencia y es un exponente de la destrucción del otro, la persona aparentemente amada. En este caso hay una ola de estimulación a hacer determinada cosa, una imitación desde lo social”.

Los números parecen confirmar los dichos de Cabanillas: en 2009 fueron diez las mujeres que murieron quemadas por sus parejas; en 2010 la modalidad creció un diez por ciento (se registraron once muertes) y en los dos primeros meses de 2011 ya hay seis ataques similares, de los que cuatro sucedieron en los últimos diez días (tres muertes). Las estadísticas recopiladas por organizaciones de la sociedad civil –no hay a nivel oficial– indican que en muchos de esos casos, las mujeres habían denunciado con anterioridad a sus parejas por maltrato.

Haydée Birgin, socióloga e investigadora del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), comentó que en la investigación que realiza sobre los expedientes de violencia incorporados en los tribunales de la Ciudad de Buenos Aires, notó “que están tomadas todas las medidas de protección por parte de los jueces de familia. Lo que falta es apoyo objetivo real. La violencia no es un tema de leyes ni de psicoterapeutas y no hay instituciones de apoyo y seguimiento, entonces las mujeres desaparecen después de las denuncias”.

Esa desaparición obedece no sólo a la falta de asociaciones de apoyo: también a no poder romper con el círculo de violencia, que llega a considerarse como una variante “natural” de la relación, que comenzó con violencia verbal y psicológica, celos desmedidos, control de actividades, y derivó en violencia física.

Los sujetos que la ejercen, para De Rosa, “no pueden elaborar una instancia intermedia entre el pensamiento y la acción. Quieren hacer desaparecer al otro, con algo que es tan terminante como el fuego. No es sólo un hombre violento como el que pega o maltrata: por un lado, está el deseo de destrucción, y por el otro, simbólicamente, el intento de purificación. El fuego limpia los pecados”. De cualquier tipo, reales o imaginarios.

Una idea que ejemplifica el dicho “poner las manos en el fuego” por alguien: la fidelidad de esa persona logrará que quien lo haga no se queme. En el caso de las parejas, dice De Rosa, implica que “si se queda conmigo aun quemada es una prueba de fidelidad y amor”. Para el especialista, los hombres que apelan al fuego “suelen tener pocos recursos cognitivos. Tienen inteligencia formal pero no pueden manejar las variables emocionales. En general, están frustrados laboralmente y es muy probable que sean recientes desocupados”.

Terminar con el femicidio es una de las deudas que la sociedad mantiene con sus integrantes, por eso De Rosa afirma que “es necesario trabajar en la prevención de la violencia. Se puede detectar tempranamente y asistir como si fuera una real enfermedad: ‘Trastorno en el control de los impulsos’. Hay que actuar preventivamente”. Sobre todo, porque la no violencia también se aprende.

Para recibir ayuda: en la Ciudad, Dirección General de la Mujer: 0800-666-8537         0800-666-8537;

Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación:  4370-4600         4370-4600 internos 4510 al 4514.

En la provincia de Buenos Aires:  0800-555-0137   0800-555-0137.

Cosas de Mujeres: A las mujeres les gustan los hombres que tienen pareja

Más de una vez probablemente escuchaste a algún hombre decir que lo miran mucho más cuando están con una mujer que cuando están solos. Bueno, aunque sea algo completamente raro, esto es cierto y fue comprobado por la ciencia.

 “A la mujer que está sola realmente le gustan más los hombres que tienen pareja”, aseguró Melissa Burkely de la Universidad de Oklahoma que realizó el estudio junto a su colega Jessica Parker.

Para llevarlo a cabo le pidieron a 184 estudiantes que participaran en un estudio sobre atracción sexual, en el que una computadora les buscaría un compañero ideal. Sin embargo, los investigadores les tendieron una trampa, ya que a todas las mujeres les mostraron la foto del mismo individuo, y a todos los hombres la foto de la misma mujer.

Para sacar las conclusiones lo que hicieron fue preguntarle a los encuestados si querían o no tener relaciones con la persona que estaban viendo. A algunos les explicaron que esa persona era casada y a otros les dijeron que no.

 Los hombres no cambiaron su forma de pensar a la hora de tomar la decisión, pero las mujeres sí. Cuando les dijeron que era soltero, el 59% de ellas dijo que sí tendría relaciones, pero cuando les dijeron que era casado, el número llegó al 90%.

 Detrás de esto los investigadores encuentran un mecanismo puro de selección sexual. Si el candidato es casado esto se traduce en el apetito sexual femenino como un macho ya probado que demostró éxito reproductivo, y por lo tanto un buen amante. Sin embargo, cuando el macho está soltero, aún no demostró su garantía de reproducción.

Las 50 cosas que odian de nosotras. Capitulo Final

Si te gusta el durazno...bancate la pelusa!

26 Cuando le decis que en el horoscopo chino es “bufalo”. Te mira desconcertado

27 Cuando le robas el ultimo cigarrillo y tiene que salir a comprar otro paquete de cigarros.

28 Cuando le decis que esta comiendo mucho, que tenga cuidado con el colesterol.

29 Cuando le contas que tenes guardada una carta de cuando eran novio.

30 Cuando defendemos a Riki Martin de que no es raro.

31 Cuando le decimos que es la primera que te pasa con un chico que tenga una eyaculacion precoz.

32 Cuando le mandamos mensajes a las 3 de la mañana para saber como esta?.

33 Cuando escuchamos las conversaciones con sus amigos.

34 Cuando le pedis que sea mas romantico y no vaya tan rapido.

35 Cuando le revisas la mochila, el correo electronico, la billetera, los bolsillos de jean.

36 Cuando le decis que queres conocer a su familia.

37 Cuando le decis que deberia ir ahorrando para comprarnos una casa.

38 Cuando todos hablan de series de television con los amigos de el, y nosotras acotamos de nuestras novelas preferidas.

39 Cuando no los dejamos ver a las chicas por la calle.

40 Cuando vamos caminando y nos paramos en local de zapatos.

41 Cuando vamos caminando y nos paramos frente a cualquier cosa que nos refleje para acomodarnos y vernos la cola.

42 Cuando le decis que el auto esta viejo y deberia cambiarlo.

43 Cuando le decis que los amigos son todos gateros viejos, que tienen panza y son pelados.

44 Cuando nuestras parejas se ponen en pedo y le preguntas porque lo haces!.

45 Cuando le cuestionas si te ama despues de que viene de la cancha y encima el equipo perdio.

46 Cuando le decis que te matan las letras de Ricardo Arjona.

47 Cuando le pedis que te deje dormir por los ronquidos en plena madrugada y lo despertastes justo antes de ir a trabajar.

48 Cuando le decis con ojos lagrimiados de emocion que tu pareja va ser papa y es el ultimo enterarse.

49 Cuando le cuestionas a las compañeras de trabajo que son todas unas …

Nota: Sofia Bordeu (Only Girls)

 

50 Cuando le decis al padre de tu novio que no queres que tu hijo se haga de racing club para no verlo sufrir como el padre y el abuelo.

Las 50 cosas que odian de nosotras. Primera Parte. Mañana la ultima.

molesto1

1 Cuando le planteas que no te va el tema swinger.
2 Cuando le recriminas un tema de hace tres meses atrás antes de una cena romántica.
3 Cuando le mandas por cadena de mail con copia a todo el mundo de los chicos sufridos de esclavitud en Bombay para que tomemos conciencia del tema!
4 Cuando siendo casada, le contamos que conseguimos unas ollas re lindas en un supermercado chino antes de hacer el amor.
5 Cuando no te reís de sus chistes y le cuestionas todo delante de sus amigos.
6 Cuando le contas que tenes un amigo gay y que te gustaría que lo conozca.
7 Cuando le decís que te queres casar, y tener dos hijos a los 3 meses de estar de novio.
8 Cuando le recriminamos que no se acuerdan nuestra fecha de aniversario, pero si recuerdan como se llamaba la ultima minita con la que salía.
10 Cuando los criticamos para manejar, déjalo que se haga el Aytor Senna por un rato!
11 Cuando leemos el horóscopo de nuestro chico en voz alta apenas se levanta de una resaca.

12 Cuando lloramos por un vaso de cerveza.

13 Cuando nos cruzamos delante de la tele en pleno partido.

14 Cuando odiamos a sus amigos.

15 Cuando tratamos de aplicar las enseñanzas de Osho.

16 Cuando los criticamos por la compra de jueguitos para la play, hace al revés, decile este juego esta buenísimo!
17 Cuando tardamos tres años en el baño mientras nuestro chico nos espera “muy ansioso”.
18 Cuando hablamos de fútbol delante de los amigos y lo fuerte que esta Batistuta.
19 Cuando le planteas que queres conocer TIERRA SANTA.
20 Cuando le decís que se ven poco, que las tres veces por semana no te alcanzan.
21 Cuando le pedís que te lleve al cine o cenar algún barcito lindo para no caer en la rutina, justo cuando es fin de mes, que no tiene ni una moneda para hacer rezar a un ciego.
22 Cuando tu novio teniendo el auto todo recién tuniado y salidito de una casa de audio, a vos lo que se te ocurre es hablar de la frió que esta últimamente y de tus peleas en el trabajo.
23 Cuando conviviendo con tu novio le dejas la bombacha colgada en la canilla de la bañadera.
24 Cuando te depilas en el living de tu casa antes de comer.
25 Cuando le decís que no te gusta como cocina tu suegra.

Facebook y el fin de los “ex”. Por Carolina Aguirre

"Ojos que no ven, el Facebook te lo cuenta"

Hace poco, dos amigos se divorciaron. Me lo contó una conocida en común y lo confirmé por Facebook cuando vi que en donde antes decía “casado” ahora no había nada. Como se consideraban dos personas sabias y tenían dos hijos en común, decidieron seguir siendo “amigos” y tomarse la ruptura no como una pelea sino como “una bifurcación en sus caminos”. O algo así le dijeron a todo el mundo.

Unos meses después, sin embargo, él empezó a salir con otra chica. Por discreción no habló del tema ni siquiera con su familia, pero su nueva novia (que también estaba en Facebook) subió las fotos de su cumpleaños, lo etiquetó en eventos a los que fueron juntos, habló de él en su timeline de Twitter, e incluso puso una foto de ella sentada a upa de él en su perfil.

Desde entonces, mi amiga pudo seguir toda la nueva vida de su ex marido como si la estuviera viendo en la tele. Aunque no lo buscara, su ex se le aparecía en las actualizaciones de Facebook todos los días. Leía los mensajes de sus colegas emocionados con la nueva pareja, los de la chica comentando lo que habían visto juntos en el cine, o de los parientes que él le había presentado el fin de semana anterior. Cada vez que la nueva novia lo etiquetaba en algo, automáticamente salía en su perfil: ” Nueva novia etiquetó a Ex marido en una foto”, ” Nueva novia dice que le gusta esto”, ” Ex marido dice que le gusta lo otro”, ” Nueva novia es una gata. ¿Qué clase de animal serías tú?”

Podría haber cerrado su cuenta, es verdad, pero la tentación de hacer click y mirar era tan grande como la angustia que venía después. Tampoco tenía muchas alternativas. Quedaba mal bloquear al padre de sus hijos (¡que también tenían perfil de Facebook!) y no tenía ganas de ser una ex mujer despechada, así que se aguantó en silencio verlos besarse en el cumpleaños, leer los comentarios románticos de ella, y ser testigo de todas las salidas que registraban en foto.

Con el tiempo, mi amiga empezó a pasar noches enteras frente a la notebook, con una copa de vino en la mano, recorriendo las mismas fotos en busca de detalles para hacerse malasangre. Fueron de camping. De viaje a Colonia en fin de semana. La ayudó a mudarse. Le llevó el desayuno a la cama el Día de la Traductora. Todo, en su cara, todos los días, como una trompada en loop que no terminaba nunca.

Facebook es, no sólo una red social, sino una máquina del tiempo. Podés viajar a tu infancia y ver lo hecho bolsa está tu primer novio, comprobar si fracasaron los matoncitos de la secundaria, recuperar parientes lejanos, o adelantarte y averiguar datos sobre una persona que van a presentarte el próximo fin de semana para salir.

Facebook está sólo en presente. Las ex parejas, los ex jefes, los ex amigos están siempre ahí, saludando en las fotos, en los eventos a los que estás invitado, en los muros de tus conocidos. Como Terminator, no desaparecen, no se los traga la tierra, no dan nunca el portazo. Viven volviendo, siendo, existiendo detrás de cada aplicación, de cada click, de cada juego, aunque afuera de la computadora ya no estén.

Las redes sociales hicieron el “hasta nunca” imposible. ¿Cómo no desterrar de tu vida a alguien que tiene tus mismos contactos si ellos le hablan todo el tiempo? ¿Cómo dejar atrás los recuerdos de un ex que coincide en todas tus preferencias, que se suscribe a las mismas páginas de música, que dice cosas inteligentes en su perfil? ¡Si está ahí, a uno o dos clicks de distancia, en el muro de un viejo amigo en común!

Afuera, en el mundo real, quizás la gente se separe y nunca vuelva a verse. El novio que te deja para irse a vivir afuera no existe más. Se sube a un avión y está en otro país, hablando otra lengua, a quince mil quilómetros de distancia, con otro número de teléfono, otra dirección, otros conocidos. Adentro de Facebook, para bien o para mal, ese novio viajero es tu vecino para siempre.

Atencion Hombres!; La inicial de las mujeres indica cómo son en la cama

Nota: Sofia Bordeu (Only Girls)

La primera letra de los nombres femeninos pueden influir en el tipo de sexo que les gusta practicar. Es tan probable como que tu fecha de nacimiento, en relación con la posición de los planetas al momento del mismo determine tu destino o tu personalidad.

A: Vas directamente a la acción y no sos especialmente romántica.

B: Te encanta seducir y que te seduzcan. Siempre estás dispuesta a experimentar nuevas sensaciones.

C: Sos muy sociable y necesitas que tu pareja sexual sepa apreciarte y, de paso, te adore. Tenes un apetito sexual desarrollado.

D: Sos muy pasional, pero en ocasiones te pueden los celos y sos demasiado posesiva. Relajate.

E: Necesitas que la otra persona te estimule en lo intelectual para poder pasar a lo sexual. Si no, no hay nada que hacer.

F: Sos idealista y romántica y soles idealizar a tu amante. Te entregas profundamente en las relaciones.

G: Sos perfeccionista y otros problemas como el trabajo pueden anteponerse al sexo y eso te causa problemas.

H: Antes de comprometerte con alguien lo pensas mucho, pero cuando estás segura lo llenás de atenciones en la cama.

I: Disfrutas de la pasión y la lujuria pero a la vez necesitas sentir amor y protección. Sin embargo, te aburrís pronto.

J: Sos romántica y relacionas en glamour con amor, así que antes de irte a la cama con alguien necesitas una cena y un buen vino.

K: Sos tan sexual que a veces ni siquiera te fijas en las personas que son tus amantes. Quizás deberías valorarlas un poco más.

L: Sos muy entregada e intensa en tus relaciones y totalmente libre en tu sexualidad.

M: Identificas el amor con el sufrumiento y sos muy reservada con respecto a tu vida sexual.

N: Sos bastante pasiva en el sexo y en el amor y tus relaciones suelen fracasar. Plantéate el por qué.

O: Soles guardarte para vos misma tus deseos sexuales más íntimos. ¡Probá compartirlos!

P: Sos bastante libre en cuanto a tu sexualidad, pero también te coartan las convenciones sociales y vivis con esa contradicción.

Q: Tenes mucha energía física y a tu pareja en ocasiones le cuesta seguirte el ritmo.

R: La inteligencia y el físico te excitan por partes iguales.

S: Aunque eres muy atractiva, pones freno a tus pasiones.

T: Sos muy coqueta pero preferís que tus parejas tomen la iniciativa. Algo pasiva en la cama.

U: Siempre estás buscando a alguien de quién enamorarte y eso te hace confundir a veces el sexo con el amor.

V: Sos individualista y soles tener parejas con una edad muy diferente a la tuya.

W: Sos orgullosa y tenes un gran ego. No soportas que te rechacen, pero lo das todo en las relaciones.

X: Te gusta hablar mientras tenes sexo y tu mente puede jugarte malas pasadas, por ser demasiado fantasiosa.

Y: Te crees que sos mejor en la cama de lo que pensas, pero tus compañeros sexuales no saben cómo decírtelo.

Z: Sos muy independiente al principio, pero cuando alguien te emociona en la cama, te convertis en toda una mujer salvaje.