Solo para chicos: Conocé cuando las mujeres quieren algo

Existe una serie de señales femeninas bastante claras que les sugieren a los hombres que una mujer se encuentra receptiva hacia sus avances amorosos. Para averiguarlo resulta clave aprender a interpretar el lenguaje corporal.  

Se calcula que entre un 60 y un 70% de lo que comunican los seres humanos se trasmite por medio del lenguaje no verbal, que suele ser más significativo que las palabras.  

En lugar de centrarse obsesivamente en el detalle, deje que su propio cuerpo reaccione instintivamente y responda a lo que le resulta evidente, a lo que le piden “el estómago y la piel”.  

Una sonrisa enorme y genuina, enviada con un contacto ocular directo, sigue siendo la señal más clara de todas de que ella quiere que se acerque y charle con ella.  

¿Hay suficiente agua en la pileta como para tirarme sin peligro o me voy a estrellar contra el fondo? O, dicho de otra manera: ¿tengo suficiente indicios de que puedo abordar a esa mujer y proponerle algo sin que me rechace? 

Esta es la pregunta del millón que se hacen infinidad de hombres. No es una tarea sencilla, porque la mujer es bastante más sutil e indirecta que el varón cuando se trata de revelar sus intereses románticos, aunque hay algunas señales inequívocas que delatan el interés de alguien.  

Cuando se habla con otra persona, sólo una pequeña parte de la información que obtenemos de ella persona proviene de sus palabras. La mayoría de la información se trasmite a través del lenguaje no verbal, es decir a través de los gestos, los movimientos, la mirada, la apariencia, la postura del cuerpo y la expresión.

 Estas son algunas claves que hay que tener en cuenta para no llegar a conclusiones engañosas, que pueden terminar en un odiado “ no”: 

  • No ignores lo obvio:el lenguaje corporal es un indicador muy bueno de las intenciones de otra persona, pero no infalible. Use su sentido común y revise los mensajes que le envían los gestos de otra persona.  
  • Evitá basarte en un sólo gesto:buscá conjuntos de al menos dos o tres “señales corporales” que apunten el mismo sentido.  
  • Confiá en tus instintos: En lugar de centrarse obsesivamente en el detalle, dejá que tu propio cuerpo reaccione instintivamente.

 Por otra parte, hay algunas de las señales no verbales muy características de que una mujer está interesada en un hombre, más allá de una simple amistad.  

  • Mueve la cabeza para agitar el pelo o juguetea con el cabello constantemente. Algunas mujeres sacuden o se echan atrás el pelo con un movimiento de cabeza; otras lo hacen con la mano.  
  • Le envía unas típicas “miraditas de reojo”, o bien le lanza miradas cortas y repetidas en su dirección. Una mirada directa a tus ojos también cuenta.  
  • Le habla en un tono de voz bajo, que invita a la intimidad. Si ella baja la voz, le está invitando a compartir su espacio personal.  
  • Le mira mucho a la boca. Cuanto más encaprichada está una mujer, más tiempo empleará en mirarle la boca cuando hablen.  
  • Se acaricia suavemente la parte exterior del muslo. Esto se hace inconscientemente para llamar la atención a una parte del cuerpo.  
  • Muestra las muñecas. Son una zona erógena bien definida. Cuando a una mujer le atrae un hombre, tiende a girarla hacia el exterior al fumar o mover las manos, en lugar de girarla hacia si misma.  
  • Sonríe ampliamente. Una sonrisa enorme y genuina, enviada con un contacto ocular directo, sigue siendo la señal más clara de todas de que ella quiere que se acerque y charle con ella.

Hombres: Nuestras mayores equivocaciones con las mujeres.

Nota: Paco Gerlo (Guia de levante y damas en especies)

Equivocación Nº 1: Ser un hombre bueno con las mujeres.

Las mujeres no basan sus criterios de selección por un hombre en que tan bueno es este con ella. Ellas escogen a ciertos hombres porque estos las hacen sentir un poderoso sentimiento a su interior. Ser bueno con ellas no crea este sentimiento de atracción. Ser bueno con ellas no hace que las mujeres los elijan.
Equivocación Nº 2: Tratar de convencer a una mujer que le gustas.
¿Qué hacen los hombres cuando conocen a una mujer que les gusta mucho, pero ella simplemente no tiene el mínimo interés en ellos? Correcto!!! Ellos tratan de convencerla para que sienta diferente. Les tengo una noticia. “Nunca lograrás cambiar lo que una mujer siente cuando se trata de atracción”. Si una mujer no siente atracción por ti, ¿Cómo quieres tu cambiar lo que siente siendo razonable y lógico con ella?…. Imposible. Cuando una mujer simplemente no está interesada, nosotros rogamos, suplicamos, las seguimos, tratamos de hacerlas pensar en cómo estarían de felices con nosotros. Muy mala idea… eso nunca funciona.
 
Equivocación Nº 3: Esperar de ella su aprobación y permiso.
En nuestro deseo de agradar a una mujer, nosotros los hombres siempre estamos haciendo cosas para obtener su aprobación y permiso. HORRIBLE!!! Las mujeres no sienten atracción por hombres que están atrás de ellas como perritos falderos. Es más, las mujeres a la final terminan sintiendo que esos hombres son una molestia.
 
Equivocación Nº 4: Tratar de ganar su afecto comprándoles cosas.
¿Cuantas veces has llevado a comer a una mujer a lugares lujosos, le has comprado regalos y flores y simplemente te ha rechazado por un hombre que la trataba la mitad de bien que tú? Esto es totalmente natural que pase…. ¿porqué? Porque estas mandando un mensaje diciendo “No creo que te guste por lo que soy, así que voy a tratar de comprar tú atracción y tú aprecio” Tus buenas intenciones son interpretadas por las mujeres como una compensación por la inseguridad que tú tienes y como débiles intentos de “manipulación”.
 
Equivocación Nº 5: Expresar lo que sientes muy temprano en la relación.
No hay nada mejor en el mundo para ahuyentar a una mujer atractiva que decirle “realmente me gustas” después de un par de citas”. Esto hace pensar a las mujeres que no tienes control y que tus opciones de mujeres se limitan simplemente a ella… algo que puede matar cualquier leve atracción que pueda sentir por ti. Así que si realmente te gusta esa chica…. NO SE LO DIGAS MUY PRONTO!!!
 
Equivocación Nº 6: No saber como la atracción funciona en las mujeres.
Las mujeres son totalmente diferentes a los hombres en cuanto se tata de sentir atracción por el sexo opuesto. Las mujeres son atraídas a diferentes cualidades del hombre. Y es mucho más importante como ellos las hacen sentir que que tan guapos son. Si sabes como utilizar tú lenguaje corporal y tu comunicación con las mujeres, puedes crear, en ellas, aquel poderoso sentimiento de atracción por ti. Y lo mejor de todo, es que puede ser aprendido….
 
Equivocación Nº 7: Pensar que se necesita dinero y belleza.
Este es una de las más grandes equivocaciones, porque hace que el hombre se rinda antes de intentar nada con una mujer, pensando en que ella está interesada solo en hombres guapos y adinerados. Y aunque existen mujeres que solo se interesan en el dinero y la belleza de un hombre, la mayoría de mujeres se interesan más en la personalidad de un hombre que en su billetera o como se ve. Existen personalidades que atraen a las mujeres. Solo tienes que saber cuales son.
 
Equivocación Nº 8: Entregar todo tu poder a la mujer.
Similar a esperar la aprobación y permiso de una mujer… Entregar el poder a una mujer, es hacer todo lo que ella quiere, ir a donde ella quiere ir, hacer lo que ella quiere hacer, preguntarle donde quiere comer, preguntarle donde quiere bailar, etc. Muy muy mala idea.
 
Equivocación Nº 9: No saber que hacer en cada situación con la mujer.
Las mujeres siempre saben lo que estás pensando… Las mujeres son 10 veces mejores leyendo el lenguaje corporal que los hombres. Si estás en una cita y quieres besarla…. ella lo sabe. Y si no haces nada al respecto, no sabes como besarla, no sabes como acercarte… ella simplemente no te ayudará mucho. Y terminarás como un hombre inseguro y dubitativo. Y esto es aplicable a cada etapa de la relación, desde pedirle el teléfono hasta tener relaciones.
Equivocación Nº 10: No pedir ni buscar ayuda. La mayor equivocación de todas…
A los hombres no les gusta verse como débiles y necesitados, es por eso que no buscan o piden ayuda en cómo mejorar su juego con las mujeres. Siempre existe un punto que se puede mejorar. Uno no nace con toda la sabiduría del mundo, es por eso que hay que saber cuando uno necesita ayuda, es por eso que hay que saber pedirla, es por eso que hay que eliminar todo orgullo y saber que uno, con la ayuda de otros, puede mejorar inmensamente.

Mision Imposible II: ENTENDER UNA MUJER. Para sumar puntos y que no te odie!

Nota: M.F. Sandona (guia de levantes y damas en especies)

Haces una cosa que le gusta, y sumas puntos. Haces una cosa que no le gusta, y se te restaran puntos. – No sumas ningún punto por hacer algo que ella espera que hagas. Es así como funciona el juego. Esta es la guía sobre el sistema de puntos:

Tareas del Hogar:

 Haces la cama: +1; Haces la cama, pero olvidas poner los almohadones decorativos: 0 ; Tiras la colcha por encima de las sabanas arrugadas: -1

Dejas la tapa del inodoro arriba: -5 – Cambias el papel higiénico cuando esta acabado: 0; Cuando el rollo de papel se acaba, recurrís a los Rollos de cocina: -1; Cuando los rollos de cocina se acaban, utilizas Carilinas: -2. 

Salís a comprarle unas medias extra-suaves: +5;  ” ” en medio de una tormenta: +8 – ” ” pero volves con cerveza : -5 – y sin medias: -25.

En una Fiesta:

Estas con ella durante toda la fiesta : 0 ; Estas con ella un rato y luego te vas a charlar con alguien del grupo de amigos con los que te emborrachas a menudo: -2 ; Ese alguien se llama Katherine : -4 ; Katherine se dedica al baile : -10; Y tiene siliconas: -18 Su Cumpleaños; Te acordas de su cumpleaños : 0 – Le compras flores y un regalo : 0 

La invitas a cenar: 0 ; La invitas a cenar y no es un bar: +1 – Bueno, es un bar: -2 : Es un bar y dan un partido: -4 ; Es un bar, dan un partido y tenes la cara pintada con los colores de tu equipo: -10

Saliendo con tus Amigos: 

Salís con unos amigos: 0 ;  Tus amigos ya están felizmente casados: +1 ;  Tus amigos son todos solteros: -7 ; Tus amigos beben mucho: -10;  Tus amigos son solteros, beben mucho y siempre terminan en cabarutes: -30.

Las diferencias básicas y la unica coincidencia que hay entre hombres y mujeres

Sexo
-Las mujeres prefieren 30-45 minutos de preparación.
-El hombre prefiere 30-45 segundos de preparación. Además, considera el llevar a la chica de vuelta a su casa como parte de esa preparación.

Salir
-Cuando un hombre dice que está listo, significa que está listo.
-Cuando una mujer dice que está lista significa que estará lista tan pronto como cuando encuentre el otro aro, termine de maquillarse, y se ponga los zapato.

Espejos
-Los hombres son coquetos, se miran en un espejo.
-Las mujeres se miran en cualquier superficie reflectante –espejos, cucharas, tostadoras, la pelada del marido…

Direcciones
-Si una mujer al volante se pierde, se detiene en una estación de servicio y pregunta.
-El hombre considera el preguntar como un signo de debilidad. Conducirá en círculo durante horas mientras dice cosas como “ya estamos cerca, por aquí pasamos la otra vez”.

Vestirse elegante
-Una mujer se viste elegante para ir de compras, regar las plantas, sacar la basura, contestar al teléfono, leer un libro…
-Un hombre se viste elegante sólo en dos ocasiones: bodas y funerales.

Bodas
-Cuando se acuerdan de una boda, las mujeres hablan de la ceremonia y del vestido blanco.
-Los hombres hablan de la despedida de soltero con cuatro travas.

Gatos
-A las mujeres les gustan los gatos.
-A los hombres tambien!.

Las 10 habilidades de los hombres para conquistar a las mujeres

Nota: Paco Gerlo (Guia de Levantes)

El hombre ideal, el príncipe azul. Difícil cierto, pero no imposible. No al menos para un sitio de Canadá que salió a preguntarles a las mujeres cuáles son las habilidades de los hombres que las derriten y armó una guía con 10 “skills” para que ellos aprendan y conquisten como Casanovas. Ordenadas de mayor a menor importancia, las habilidades que debe tener un hombre según la web “Ask Men” -que tiene versiones para varios países del mundo- incluyen una buena conversación, estilo, performance sexual, cocinar y saber arreglar las cosas de la casa, entre otras. ¿La lista completa?

A continuación:

Parlanchines

A las mujeres les gusta hablar con sus amigas y compañeras. Entonces, ¿por qué no hacerlo también con sus amantes, novios, parejas? Para una primera cita nada mejor que interesarse en quién es la chica en cuestión, a qué se dedica, qué le gusta, qué desea en la vida. La cuestión parece ser animarse a preguntar, pero también escuchar y prestar atención: retener. Así ellas no tendrán que repetir la historia mil veces y no se sentirán fuera de la escena. Y una cosa más. Al hablar, los hombres deben ser claros y directos.

Estilo y presentación

Si bien es cierto que cada hombre tiene su estilo, lo importante par alas mujeres es precisamente eso, que lo tenga. La segunda habilidad que ellas más aprecian está relacionada con el modo de vestir, pero también con el de presentarse. Ellas prefieren la prolijidad y la pulcritud. La vagancia y el jogging quedan descartados. Ellos en la cama Aunque muchos creerían que está al tope de la lista, las habilidades sexuales están en el tercer lugar. La encuesta de Ask Men asegura que el sexo es importante, pero desde un punto de vista más emocional y no tanto “carnal”.

Un “plomero” en casa

Este título en realidad abarca todo lo que un hombre sea capaz de hacer vinculado con el mantenimiento del hogar: reparaciones básicas, buenas herramientas y estar dispuestos a ensuciarse las manos cuando ellas lo pidan. En ese momento y no más tarde.

Atléticos

Por mucho que las mujeres quieran que el hombre las escuche, tenga su llado emocional y sensible, sin duda quieren que ellos sean puro hombre y estén dispuestos a practicar algún deporte, de preferencia duro y exigente, aseguran desde la revista que señala “Su juego de golf puede impresionar a sus compañeros de trabajo, pero no tiene el mismo impacto en una mujer que el boxeo, el fútbol o algún otro deporte de alta testosterona”.

Para chuparse los dedos

No hace falta ser un eximio chef. Basta con arremangarse al llegar del trabajo, ponerse el delantal –eso también ayuda en el punto tres- y animarse a ollas y sartenes. Nada como sorprenderla con una comida y más si fue preparada para una ocasión especial. Lo importante aquí es –al menos parecer- que el hombre sabe qué está cocinando y qué se atreve con las recetas. “Empezar con platos tradicionales y luego expanda su repertorio”, aconseja la revista.

A mover el cucu… Sí a bailar.

Nada de timidez o excusas como “soy un patadura”. A las mujeres les fascinan los hombres que se relajan y disfrutan con la música y el cuerpo. No es necesario ser Fred Astaire, basta con mover el cuerpo rítmicamente y decirle sí cuando ella propone ir a bailar.

Esa fantasía con el mecánico

Si a esta altura de la lista el hombre no colapsó quizás si experimente esa sensación al saber que las mujeres pretenden tener a un mecánico cerca. O sea, que su hombre sepa arreglar los autos. Pero a no desesperar, no se trata de saber tanto como los muchachos del taller. No, para nada. Basta con saber lo suficiente para que el auto se mantenga correctamente y saber diagnosticar problemas. Con eso ya está.

Más música

No, no viene por ese lado. A ellas les gusta que los hombres sepan tocar un instrumento. Da igual el que elija. Puede ser el triángulo o una armónica, lo importante es conectarse con el lado sensible que viene asociado a la música, a saber tocarla, sentirla, expresarla. Je t’aime mon amour Ok. Está en el último lugar, pero no por eso es menos importante o menos difícil. A ellas les enloquece que su hombre hable otros idiomas. Hablar otra lengua es un signo o de dedicación que demuestra que el hombre es capaz de tomarse su tiempo y esfuerzo para aprender. Es cierto que nadie aprende un idioma de la noche a la mañana, pero sin duda esta décima habilidad convertirá a cualquier sapo en un príncipe azul.

El amor despues del amor: Los 8 mejores alimentos para comer después de hacer el amor

Nota: Paco Gerlo (Guia de levantes y damas en especie)

Luego de una intensa e inolvidable maratón sexual, aún entre las sábanas, el cuerpo nos pide algo que no tiene nada que ver con caricias ni demostraciones de amor. Queremos comer. Salado, dulce, lo que sea. Y tiene que ser rápido. ¿Pero qué?

Para solucionarle el tema a los hambrientos amantes del mundo, Planeta JOY se propuso enumerar los ocho mejores alimentos para después de hacer el amor. Leé y andá llenando tu heladera. Después no digas que no te avisamos.

1. Pizza
Los libros podrán decir que uno come pizza después de tener sexo porque los hidratos de carbono nos ayudan a recuperar la energía perdida, pero la explicación real es otra: comerse una porción de muzza, tiene una mística especial. Sexo y pizza hacen una gran pareja y no hay demasiadas explicaciones racionales al respecto. Sólo se puede argumentar que la pizza es práctica porque se come en la cama y uno se puede limpiar las manos en el cartón. También pesa el hecho de que, si se llama al delivery, se puede a abrir la puerta en bata y pantuflas, para luego regresar sin escalas a la cama.

2. Helado
Debe ser que vimos demasiadas películas en las que el helado es funcional al revolcón. Sin embargo, en este caso el potecito de medio kilo no estará al servicio de ninguna fantasía sino que servirá para saciarse después del acto pasional. Es refrescante y se comparte a cucharadas o lengüetazos, según cómo venga la mano. Al igual que la pizza, se puede pedir por teléfono y no hay que vestirse para salir a comprar. ¿El mejor sabor? Dulce de leche granizado. Imbatible.

3. Chocolate

Este punto es algo tramposo. El chocolate es un clásico para después del sexo; pero, al ser el cacao un estimulante del deseo sexual -por tener un componente llamado feniletilamina-, el “peligro” de comer demasiado es volver a arrancar con las caricias. Por eso hay que despacio con las tabletas. Ya hay demasiadas endorfinas en juego en este asunto.

4. Frutos secos
Claramente es un tema de texturas lo que convierte a los frutos secos en grandes estrellas del post-sexo. Damascos turcos, ciruelas, pasas, nueces, avellanas y almendras (ricos en vitamina B2, aunque a quién le importa), con una copita de vino blanco fresco, son el complemento ideal para dormirse en cucharita. El único problema es que, si uno le dio duro a las almendras, hay que cepillarse los dientes por última vez antes de entregarse al sueño, lo cual puede resultar un poco engorroso cuando se está abotonado.

5. Tostadas
Este punto requiere un esfuercito más. Implica ir hasta la cocina, poner unos panes en la tostadora y volver a la cama con una bandejita que incluya queso crema, triángulos de gruyere y una buena mostaza. La tarea de untar las tostadas, esa laboriosa y mínima ceremonia, es un juego que siempre funciona después del coito. Eso sí, hay que intentar no llenar la cama de migas.

6. Dulce de leche con merengue
Aquí se nos soltó un poco la cadena. El dulce de leche con merengue es un clásico para el after sex, pero en este caso lo que se busca no es un sueño profundo sino todo lo contrario. Ver a nuestra pareja sumergida hasta la nariz en un pote de dulce de leche, y encima acompañándolo con merengue (¿existe un mejor cuadro para pintar la gula?), es un placer en sí mismo: esa lujuria golosa, claramente, pasará a mayores.

7. Una copita de vino
Nada de recetas complicadas. Una copita de vino siempre viene bien después de hacer el amor. Nos manda a dormir sin escalas y con la doble felicidad asegurada. Se recomienda, sobre todo, si planeás encamarte a la hora de la siesta.

8. Chupetines
Otro detalle un poco chancho. Si después de tener sexo le ofrecés un Pico Dulce a tu pareja, es  porque todavía te quedaron ganas de seguir con lo primero. Ver a una mujer con un chupetín en la boca ejerce en el hombre una fascinación de primate de la era cenozoica. Es una golosina muy útil para tener en la mesita de luz; además, mucho más sana que echarle mano al paquete de cigarrillos.

DERRAPANDO POR UN SUEÑO: “No se lo deseo ni a mi peor enemigo”

Nota: Paco Gerlo (Guia de damas y especies varias)

En el amor y en la guerra, se dice, vale todo. Pero hasta el más pirata (nuestro respeto a Guillermo Coppola) respeta cierto códigos.

Que la mujer de un amigo no se mira ni se toca. Que tiene bigotes. Que la chica de tu enemigo, si esta buena, puede dar  pie para una dulce venganza.

Sin embargo, hay experiencias casi letales, difíciles de olvidar, que tienen que ver con haber vivido la noche, haber transpirado la remera (no como Riquelme que tiene hielo en el cuerpo). Son esas caídas, esos tropezones que nos ponen a prueba.

Seguramente alguna vez te paso esto, y si no te paso, vos no sos macho!

Quien no juro amor eterno en la disco sin hacer un testeo a la luz del dia.

Le diste 30 años y ella te confiesa que cumplió 23 añitos.

Le ofreciste el asiento y ella te contesto mirando fijamente a los ojos: “No gracias, no estoy embarazada”.

Aceptas una cita a ciegas producto del chat, hablas por teléfono y tiene una voz súper sensual que te hierve la sangre pero cuando te la encontras te hace acordar a Jairo Patinho, aquel hermostro colombiano.

Te impacto su hermosa delantera, pero a la hora de los bifes te encontras que lo de ella era solo un buen relleno de corpiño.

Ella te invita a su casa. Y en medio de la noche queres ir al baño porque te cayó mal esa comida picante. Malditos gases que no paran de sonar. Tu chica te pregunta si estás bien!

Te quisiste levantar a una pendex y cuando intentaste el primer aproach te dijo “señor” y te trato de Ud.