Hay que tomar la decision, la verdad la pareja no va!

eeee

Sabemos que construir un vínculo maduro y sólido dentro de una relación de pareja no siempre resulta simple. En un mundo ideal esto debería alcanzarse sin mucho trabajo, casi naturalmente, pero en el mundo real no todas la parejas llegan a lograrlo, porque no necesariamente se trata de “ser el uno para el otro”, tiene que ver con poder establecer una dinámica de convivencia en la cual ambos estén a gusto. Justamente cuando esto no sucede, el vínculo queda expuesto y empieza, poco a poco, un desgaste que no sólo puede marcar el quiebre de la relación, sino que también hasta puede ser perjudicial para cada uno de los que componen la pareja.

Desde ya, no nos referimos a que ante la primera diferencia hay que llegar a una situación límite, sino que hablamos de cuando la pareja se instala en el conflicto permanente y no encuentra otra manera de expresión que la continúa pelea. En este punto, hay relaciones que toman decisiones pensando en el bienestar de los dos, pero hay otras que permanecen fijas en situaciones que no tiene dirección, se empantanan en la crisis, y van disolviendo todo los matices que tienen que ver con el amor.

Cuando una relación de pareja pasa a ser una situación de tensión constante, se pierden los criterios afectivos, no sólo para el otro, sino también para uno mismo. No podemos cuidar el vínculo porque tampoco podemos distinguir cuáles son las emociones que nos unen con el otro. Entramos en un terreno donde todo se confunde, y en el que si no sabemos movernos es muy fácil lastimarnos. Es importante, en este contexto, llegar a una determinación para no prolongar círculos que perpetúan un desgaste excesivo y que conducen a crisis eternas.

Aprender a decir adiós no significa cerrarnos al diálogo o a las posibilidades de reconstruir la pareja, nos estamos refiriendo a cuando se agotaron todos los recursos de la comunicación y el daño que produce la mala dinámica está reinando en el vínculo. Por lo tanto nos referimos a esa necesidad de cortar una relación que se sostiene a cuestas de un estrés excesivo generado por los dos y que se prolonga en el tiempo sin que ninguno encuentre el modo de ponerle un fin.

¿POR QUÉ A VECES ES NECESARIO LOGRAR PONERLE UN CIERRE A LA RELACIÓN?

* Nos deja corrernos del estrés permanente. Cuando el clima de disputa se transforma en la rutina de la pareja, se empieza a adoptar ese equilibrio hostil como parte natural de la relación, lo cual produce un acostumbramiento progresivo a la tensión.

* Posibilita la idea de cambio. Tomar decisiones nos permite modificar realidades. Si nos mantenemos estáticos no podemos avanzar, nos quedamos esperando que las soluciones surjan mientras demoramos nuestras alternativas de poder ser permeables a lo nuevo.

* Nos permite modificar la perspectiva. Esto es importante porque ampliar nuestra visión es lo que nos va a permitir ver con qué recursos contamos para poder empezar a elaborar el cambio. Nos presenta nuevos escenarios que antes no podíamos ver.

* Ayuda a que pongamos en claro qué es lo queremos. Cuando estamos muy ensimismados en el conflicto perdemos toda distancia objetiva de lo que nos está pasando, no tenemos margen de referencia. Esto vuelve muy difusos los objetivos que deseamos alcanzar como pareja, lo cual termina generando un estado de confusión permanente.

Es importante lograr trabajar la idea de cierre desde una decisión madura, corriéndonos del enojo, y con la certeza de que es una elección que nos favorece a los dos. Elaborar finales es muy complicado, y mucho más cuando se trata de una relación de pareja en la cual cada uno proyectó sus expectativas, pero cuando las idas y vueltas y el conflicto se vuelven parte esencial del vínculo, y ya ninguno puede aportar alternativas para buscar juntos una solución, se nos hace inevitable la necesidad de plantearnos un cambio.

Intentar prolongar una pareja que se sostiene en la tensión y que se alimenta de una rutina en la cual ya no nos sentimos cómodos, es dejarnos llevar gradualmente hacia un desgaste que va a exceder a la relación y va a terminar con un agotamiento físico y mental de cada uno de los dos. Por eso, aprender a tomar decisiones, como parte de un cuidado a nosotros mismos, es fundamental porque nos permite resolver situaciones que se vuelven círculos que carecen de sentido, como se suele decir: a veces necesitamos cerrar caminos, no por orgullo o capricho, sino porque ya no nos llevan a ninguna parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s