Un papa en problemas: La amenaza de Anonymous al papa Francisco

images (2)

Anonymous presentó un video que circula por Internet donde se los puede ver anunciando una operación contra el Vaticano ya que aseguran que “la Iglesia católica es un pozo de oligarcas que poco tienen que ver con la fe cristiana”.

No es la primera vez que Anonymous decide ir en contra de una religión. Ya atacaron a la Cienciología y en esta oportunidad decidieron ir por el catolicismo.

“Cada día son más los casos de escándalos sexuales a los que se suma el gran y oscuro patrimonio de la Santa Madre Iglesia”, aseguran en el video. Eso sí, aseguran que no se está atacando a la fe sino a aquellos que dirigen la institución que poco tienen que ver con creer o no en Dios.

Finalmente, el clip termina con un mensaje hacia el reciente Papa: Francisco no nos busques, nosotros te encontraremos”.

Hablemos de Sexo: ¿hay tamaños compatibles?

Escribe Ursula Van Persie

Escribe Ursula Van Persie

Los hombres se miden y se comparan. A las mujeres también les intriga la cuestión. Y en el medio de muchos debates y falsas creencias, siempre da vueltas una pregunta: ¿hay un tamaño de pene “ideal” para cada vagina?

La respuesta es no. En realidad no existe un pene “adecuado” para una vagina. Pero es importante destacar que en caso de un encuentro sexual con un pene grande y una vulva y/o vagina pequeña lo ideal es actuar con todo el cuidado necesario para lograr una dilatación adecuada y una sexualidad placentera.

La vagina es un espacio virtual que se dilata (de 3 a 4 centímetros) y se modifica con el ingreso del pene, según el tamaño que este tenga. Por lo tanto, las superficies de ambos órganos genitales casi siempre logran un buen contacto, independientemente de la medida del pene en erección o de la vagina en reposo.

¿Cuáles son los tamaños de pene más comunes?

El pene humano puede presentar una gran variedad de tamaños. Aunque en la cultura popular se considere que está relacionado con el nivel de masculinidad de cada varón o su potencia, no existe evidencia científica que lo demuestre.

Aunque los resultados varían en cada estudio, se cree que el tamaño del pene es, en promedio, de 12 a 16 centímetros de longitud. Se mide erecto, por encima del tronco, apoyando una regla contra la sínfisis pubiana, y se calcula hasta la punta del glande.

En la mujer, ¿cuáles son los tamaños más comunes?

No debemos confundir vagina con vulva. La vagina es un conducto fibromuscular elástico que forma parte de los órganos genitales internos de la mujer. La vulva es parte de los genitales externos y está compuesta por los labios mayores y menores, el clítoris, las glándulas, y es la entrada a la vagina y a la uretra. Una vez hecha la aclaración, vamos a describir los tamaños de ambas.

Vagina:

Es un conducto elástico y la longitud varía de 8 a 11 centímetros. Además, durante la excitación sexual puede dilatarse 3 ó 4 centímetros más.

Vulva:

* Largo visible del clítoris: 5–35 mm.

* Ancho del glande clitorídeo: 3–10 mm.

* Distancia entre clítoris y desembocadura de la uretra: 16–45 mm.

* Largo de los labios externos (de adelante hacia atrás): 7–12 cm.

* Largo de los labios internos (de adelante hacia atrás): 2–10 cm.

* Largo de los labios externos (desde el comienzo hasta la terminación libre): 7–50 mm.

* Largo del periné: 15–55 mm.

Cuando las mujeres sienten dolor, ¿es por el tamaño del pene?

El dolor al coito se llama dispareunia y puede deberse a distintas causas, que pueden  ser de origen orgánico: agentes infecciosos, enfermedades genito-urinarias, irritaciones por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativosdiafragmadispositivo intrauterino -DIU-espermicidas) y, en la tercera edad, vaginitis senil.

También pueden darse causas de origen psicológico: la pérdida de interés por el compañero, que puede originar una inadecuada lubricación vaginal, la falta de excitación en el momento de la penetración, la educación inadecuada o la ansiedad.

Por el doctor Fabián Gómez, médico urólogo, asesor científico del Boston Medical Group para Argentina.

¿Ser infiel está de moda?. Por Soledad Blardone

Sorprende tristemente ver el culto a la infidelidad que hoy en día se promueve desde muchos ámbitos: con solo hojear las revistas del corazón o mirar un poco de televisión parecería que ser infiel está moda o, al menos, no está tan mal visto como hace apenas unos años.

Para la psicóloga, Adriana Guraieb, las sociedades son móviles y van cambiando con el tiempo. ”Lo podemos ver en el arte, en la tecnología y también en la sexualidad. Desde los años 60 -la década de la píldora- la mujer pudo empezar a planificar su maternidad y, por lo tanto, a disfrutar con más tranquilidad del sexo. Y claro, en esos tiempos la infidelidad era un estigma imperdonable”, expresó.

La tecnología y las redes sociales parecen poner aún más al alcance de la mano las oportunidades de ser infiel. Facebook, Twitter y hasta sitios especiales para gente en pareja que solo busca aventuras: en la era de la hiperconectividad todo parece ser más fácil pero, ¿estamos realmente dispuestos a aceptar las consecuencias que ocasiona una infidelidad? 

“El engaño es un síntoma del debilitamiento amoroso. Suele adjudicarse a Internet una facilitación para ello, que sin duda es cierta, siempre y cuando en la pareja haya vacíos, situaciones no habladas o broncas no resueltas. Entonces, el causante de la infidelidad puede ser Internet, la oficina, la calle o una fiesta, es decir, cualquier estímulo porque la persona ya está desilusionada”, afirmó Guraieb.

Algunos cobardemente cuentan a espaldas de sus parejas sus aventuras para deleite de quien quiera oírlos; otros evitan contar un engaño por temor a que los descubran. “La infidelidad física es la más popular y la que más hiere a los hombres, ya que es algo casi inadmisible en la sociedad masculina machista de hoy. Lo cierto es que algunas personas hablan públicamente de estos episodios y otros los esconden por vergüenza o porque sienten un gran dolor”, explicó la experta consultada por Infobae, aconsejando que lo más importante es averiguar qué está pasando en la pareja en la que acontece un episodio de infidelidad.

Para Lía Ricón -médica, profesora titular del Departamento de salud mental y directora de Carrera de médico especialista en psiquiatría, ambas en la Universidad de Buenos Aires- la infidelidad está prohibida por las leyes de la sociedad patriarcal, occidental y cristiana. “Jurar amor eterno es una promesa incumplible. Nadie puede estar seguro de mantener su estado emocional con respecto a otra persona y, además, no se sabe cómo va evolucionar la persona que hace la promesa, ni la que la recibe. El contrato matrimonial es político y económico, no tiene nada que ver con los afectos que no se pueden domesticar con una prohibición”, disparó.

Muchas personas no se animan a ser infieles solo por temor a que los descubran pero pueden pasar mucho tiempo deseando estar con alguien que los atrae, aunque jamás lo concreten. Para Ricón, el solo hecho de desear a otra persona los convierte en infieles. “No blanquear la situación es poco honesto”, finalizó.