Historias de Terror: El cuádruple crimen por “una explosión de ira”.

Historias de Terror!

Apenas había terminado el primer mate de la mañana. El bioquímico, vecino del departamento 3, buscó fresco imposible en el pasillo angosto y el asomo determinó el primer hallazgo: la puerta entreabierta de la casa lindera y un hilo grueso, oscuro, como de sangre, deslizando a la vereda . A las once y media de la noche anterior, en el departamento donde vivían Bárbara Santos (29), su madre Susana Bártoli  (63) y su hija Micaela Galle Santos (11), se habían escuchado gritos de las personas que a la madrugada ya eran cadáveres. Temprano, el testigo confirmó la tragedia.

Fue el sábado, en un edificio horizontal de cinco viviendas conectadas por un pasillo, en la calle 28 entre 41 y 42, del barrio platense “La Loma”.

Bárbara, empleada de la Junta Electoral bonaerense, terminaba de cenar con su familia y una amiga, Marisol Pereyra (30), cuando llegó el asesino. Las sospechas le apuntan por estas horas al novio de Bárbara, Osvaldo Martínez (27), quien quedó detenido ayer y será indagado bajo la hipótesis de que, tras una discusión, mató a las cuatro víctimas  (las tres mujeres y la nena) a puñaladas y palazos .

El matador dejó un rastro: las huellas con sangre en sus zapatillas  quedaron como registro en todo el pasillo. Algunos rasguños en la cara y las manos  de Martínez refuerzan las sospechas en su contra. Fue detenido pasado el mediodía de ayer en su casa de 156 y 525, en Melchor Romero, una localidad cercana a La Plata.

Fuentes policiales dijeron a Clarín  que, en principio, el sospechoso intentó desligarse. Sin embargo, algunos testimonios que ya están en el expediente afirman que su auto, un Fiat Uno blanco, permaneció la noche del sábado estacionado frente al domicilio de Bárbara, su novia. Ambos se conocían desde hace 3 años y los términos de su relación aparecen contradictorios (ver Una relación…).

Si las sospechas contra Martínez finalmente se confirman, algo disparó la locura esa noche. El matador actuó rápido: Bárbara recibió varias puñaladas cuando salía de la ducha. Su amiga Marisol no alcanzó a reaccionar cuando llegó el primer golpe. Estaba en la cocina con Susana, lavando los platos. Las tres tenían lesiones en la cabeza . Los peritos encontraron un palo de amasar con sangre y pelos adheridos .

La nena fue atacada en la cama grande –que usaba su abuela–, en una de las habitaciones. Micaela estaba mirando televisión cuando el asesino se le abalanzó . La matanza duró pocos minutos y fue en pocos metros. El departamento tiene un dormitorio con cama cucheta donde dormían madre e hija. En el otro, la abuela, una empleada del Poder Judicial que ahora estaba gestionando la jubilación.

Micaela presentaba un corte profundo en la garganta. El vecino bioquímico, quien avisó al 911, alcanzó a ver los charcos de sangre y a las mujeres muertas, desparramadas entre el living y la cocina. También había platos rotos, cuchillos en el suelo y el palo de amasar  como evidencia macabra.

Otra vecina corrió al aviso del padre de Micaela, quien estaba en su negocio de ferretería ubicado en la calle 21 entre 38 y 39. La llegada resultó dramática. Había familiares y amigos desesperados por la noticia.

“No puede ser. Mi hijita…” , gritó Daniel Galle, hasta caer casi fulminado.

En ese momento, el juez de Garantías, Guillermo Atencio, ya había habilitado la detención de Martínez . “Hay algunas pruebas que tendremos que compatibilizar para hallar al sospechoso”, explicaba el magistrado a Clarín .

En la vecindad de este barrio de casas bajas, de clase media instalada, hablan de “celos”. Según Diego, uno de los vecinos de la zona, Martínez “no dejaba salir a su novia con amigas” . Anoche fuentes del caso confirmaron que el detenido tiene conocimientos de artes marciales –es karateca–, y desde hace un par de años trabaja en la destilería YPF de Ensenada.

Al parecer, la relación con Bárbara no estaba en su mejor momento. Se incluyen especulaciones con agresiones previas, pero nunca hubo denuncias en comisarías por situaciones de violencia en la pareja.

Hasta anoche Martínez permanecía alojado en la Dirección de Investigaciones de La Plata. El fiscal Alvaro Garganta dispone de 24 horas, prorrogables a 48, para resolver su situación procesal.

Este mediodía le tomaría declaración indagatoria al detenido. Y después, si considera que existen indicios vehementes de su culpabilidad, puede pedirle al juez Atencio la prisión preventiva.

En el Colegio San Cayetano, donde estudiaba Micaela, se organiza una semana de plegaria por la muerte de la nena.

Sus allegados dijeron que era  muy buena alumna y que adoraba el pan caliente con mermelada. Unas horas antes de su final de espanto había tenido festejo. Su mamá cumplió años el viernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s