Tavo Kupinski: “Hacía rato que ya no éramos una banda”

-¿La salida de Piti fue lo que más te dolió?

-Lo de Piti fue como un boxes de Fórmula 1: vinieron los mecánicos expertos, lo cambiaron y seguimos andando. Fue una situación horrible, donde se estaba yendo el padrino de mi hija y yo estaba “educando” al otro guitarrista. Era el único que podía pasarle los temas a Juanchi (Bisio), eso era un problema para el resto. Musicalmente, siempre fui el que llevó la batuta, el apuntador del grupo. Ahí se ve el trabajo de cada uno: los arreglos de los temas los tengo tatuados, los tengo metidos adentro del cuerpo. Nunca me los voy a olvidar. Es una cuestión de cariño y de entrega absoluta.

-Después de que se fue Piti, había rumores de que seguías vos.

 -Sí, pero no me iba a ir así nomás, me tenían que sacar con los pies para adelante. Los Piojos son míos. No soy “el ex guitarrista de Los Piojos”: soy Los Piojos. Es mi banda, porque legalmente el nombre está registrado por cinco personas y una soy yo. No voy a regalar nada porque no me banque a uno. Así como Andrés nos veía como sus guitarristas, yo también puedo decir que él era el cantante de mi banda.

-¿Cerrás las puertas para cualquier regreso?

 -No hay posibilidad de volver de mi parte. La única chance sería que venga un tipo y me diera un palo verde. Yo voy y toco, nada más. Hoy en día, para compartir un escenario con Andrés, y que Pocho esté en la movida, me tendrían que dar mi parte. Iría a disfrutar con mis amigos: no podemos volver sin Piti.

 -¿Y una vuelta sin vos?

 -Ellos la deben estar imaginando. En el mundo empresarial existe de todo. Pero no soy boludo, yo sé lo que es mío. Si van a volver sin mí alguna vez, va a tener que pasar mucho más tiempo.

 -¿Cómo viviste la despedida?

-Con bronca. El River anterior, que fue el Quilmes Rock, le dediqué Sudestada a Piti y cuando volvimos a la sala, me lo recriminaron todos. Entonces, en el último recital, primero que no me presentaron, pero dije que la cantaba igual, y después remarqué “Para Piti”, mirándolo a Micky a la cara. Me salió de adentro, ¿te pensás que me vinieron a decir algo después? Nada, porque yo te salto con una patada voladora en la cabeza. No tengo términos medios, no hay calles para mí: es una vereda o la otra. Tavo hace carne la metáfora en una esquina de su barrio, sentado sobre el cordón: más literal, imposible. Pasan camiones con un smog insoportable.

“¿Tenés fuego?”, pregunta y uno llega a confundir la literalidad con lo abrasivas de sus declaraciones.

 “Desde fines de 2004, el grupo se convirtió en una empresa que facturaba espectáculos grandes. Hace rato que no éramos una banda: mucho antes de que dejáramos de tocar”. Pero aclara: “No somos cinco islas, no somos cinco personas distanciadas y en desacuerdo. O sea: en una gira estábamos todos en una habitación, menos Andrés. Siempre fue así, marcando la diferencia. El problema no es de Los Piojos. Hay dos personas que tomaron otro camino. El resto la chuparemos y la remaremos toda la vida por no ser la cara visible del grupo”.

 -¿Creés que Andrés como solista va a tener más éxito que los proyectos de ustedes?

-¿La verdad? Si le va bien por su lado, me voy a sentir bien porque fue gracias a mí también. Si no hubiera existido Los Piojos, Andrés no sería nadie. Yo, con tocar la música que quiero, con que me gusten los temas, estoy hecho. Si me va bien, mejor. Pero si no, siempre voy a tocar la guitarra, no me veo haciendo otra cosa.

-¿Cómo te sentís tocando en Las Pelotas ahora?

 -No puedo creer estar ahí, siempre fui muy fana de ellos. Los iba a ver desde antes de que grabáramos Chactuchac. Germán (Daffunchio) es un ángel y los pibes son increíbles. Recibí un reconocimiento que jamás hubiera esperado. Ahí me di cuenta: “¿Por qué nunca me pasó esto con mis compañeros?”. Nunca me reconocieron nada: Andrés me ponía a prueba todo el tiempo. Ahora me voy de gira con Las Pelotas y la paso cien veces mejor, no tengo presiones. Los Piojos es mi pasado y tuvo cosas hermosas, pero hoy, si me preguntás, me quedo con Las Pelotas.

Tres mil chicos se “ratearon” de la escuela tras organizarse vía Facebook

Una convocatoria a través de Facebook para faltar al colegio fue un éxito: unos 3.000 alumnos decidieron faltar a la escuela y se reunieron en la Plaza Independencia, en la ciudad de Mendoza. Fue a través del grupo “¿Quién se prende a la gran rateada mendocina?”, que juntó unos 11 mil miembros en la famosa red social.

Desde temprano, los estudiantes llegaron a la plaza con mates, tortitas, guitarras y pelotas. La sorpresa de los peatones y turistas fue grande al ver la invasión de jóvenes, que llegaron tranquilos y no produjeron incidentes. “No podés fallar. Venite con tu curso, con tu colegio entero, con amigos. Avisale a otros amigos de otro colegio, invitá a tus amigos del Facebook al evento”, fue la invitación que apareció.

Y no fue la única, ya que existe otro grupo, “La gran rateada es el día 30 de abril a las 8:30 hasta la 18:00”, que cuenta con más de mil miembros.

La convocatoria fue creciendo a través de cadenas de mails y mensajes de texto. Y se espera que en las próximas horas, crezca la cantidad de alumnos en la principal plaza de la capital mendocina. Por ese motivo, se reforzó la seguridad con efectivos de la policía provincial.

Mientras, desde la Dirección General de Escuelas aseguraron que la única sanción para los estudiantes será una inasistencia, y que no habrá castigos para los organizadores de la masiva “rateada”.

THE POLINO SHOW: Ciardone recibió una invitación de Lionel Messi… y le dijo que no

Después de negar una y otra vez que había conocido a Lionel Messi , y que había tenido algo que ver con él, la vedette Claudia Ciardone admitió que sí hubo un encuentro con él, y que podría haber habido más… “Sí, es verdad, nos conocimos en Rumania. Me vio en el hall del hotel donde me hospedaba y charlamos. Es divino: un tipo súper sencillo y humilde, algo que me encanta en las personas, pero no pasó de una charla”, reconoció a la revista Paparazzi online.

¿Qué pasó entonces? No fue falta de buena onda, ni culpa de agendas apretadas, sino de maneras: “A mí me llamó un amigo de Messi o al menos alguien que dijo ser de su entorno para invitarme. Me llamaron de parte de él, ¡que es algo muy habitual hoy en día!”, contó Ciardone.

La vedette plantó bandera y no quiso intermediarios: “No es que él no me parezca atractivo, pero creo que si alguien te quiere invitar a salir te llama, no manda a terceros. No me gustan esas cosas, ya me pasó varias veces y de varias personas”, expresó.

Al parecer, no fue la primera vez que le pasó algo como eso: “Me ocurrió estar en un boliche y que se acerque la moza a decirme: ‘Dice tal persona si podés acercarte a saludarlo’. Y a mí me nace preguntarle, ¿quién te creés sos?”, recordó la rubia. “Me dio esa sensación de falta de hombría. Si alguien quiere algo conmigo, que venga y que me encare”, remató. Teléfono para Messi.

Carola iba a mostrar el video hot de Silvia en su boda

¿Sera la razon de la tragedia?

Según relató Carolina Casco, ex empleada del bar “Matute” de Las Heras donde las dos mujeres trabajaban, Carola Bruzzoni tenía planeado mostrar el video porno con imágenes de Silvia Luna en su fiesta de casamiento ante los 200 invitados y en pantalla gigante. 

“Los rumores dentro del bar eran que Carola iba a concurrir al casamiento de Luna vestida de negro y que le iba a mostrar a los 200 invitados el video en pantalla gigante”, relató Casco, quien era amiga de las dos y las había conocido en el bar donde trabajó hasta pocas semanas atrás. 

Casco calificó la relación entre ambas jóvenes como “conflictiva”: “No sé si tenían una amistad o no, porque había días que peleaban y días que estaban bien y salían a comer juntas. Carola estuvo invitada al casamiento”.

La mujer aclaró que en un momento “apareció el video de Luna con otra persona” manteniendo relaciones sexuales. Además, agregó: “No es que Carola le decía (a Silvia) que le iba a arruinar el casamiento, sino que decía al aire que le iba a cagar el casamiento por el video, que se lo iba a mostrar al futuro marido”.

Según Casco, la versión de que Carola iba a mostrar el video en el casamiento llegó a oídos de Silvia y ésta se desesperó. El hecho ocurrió el sábado 18 de abril cerca de las 10 de la mañana en el bar “Matute” de General Las Heras, una semana antes del casamiento. “El sábado a la mañana vino Luna a mi casa y me gritaba llorando para que le abra la puerta porque se sentía muy mal. Yo la hice pasar y la senté en una silla en el comedor y ella gritaba `me arruinaron el casamiento, me arruinaron a mi familia. No sé qué hacer`”, explicó.

“Ahí me empezó a contar el tema del video y que Carola no tenía códigos, que hasta un chorro tiene códigos. Yo intenté convencerla de que Carola quizá no tenía nada que ver, que un día antes le habían robado la memoria del celular y que no tenía argumentos para decir que ella tenía ese video”, agregó.

Según su relato, en ese momento Silvia le dijo que iba a ir a hablar con el dueño del bar para decirle que no iba a trabajar y que si seguía trabajando con Carola “la iba a matar”. “Se subió a la moto y se fue para `Matute` y yo subí a mi habitación, prendí el teléfono y la llamé a Carola” para alertarla sobre lo que estaba pasando, contó Casco.

“Cuando Carola me preguntó qué me había dicho Silvia, yo iba a empezar a contarle y se cortó la comunicación. En ese momento Silvia Luna la agarró desprevenida y le pegó de espalda con la maza en la cabeza. Nunca hubo discusión, la agarró de espaldas”, afirmó. La mujer se mostró sorprendida por todo lo que había ocurrido y dijo que “nadie esperaba que fuera a pasar esto. La llamé (a Carola) para avisarle que Luna iba para el negocio”.

Carola cayó herida pero se retiró a descansar a su casa, hasta que unas horas después se descompuso y fue internada en un hospital de Las Heras y trasladada de urgencia al Hospital de General Rodríguez, donde fue sometida a una tomografía y a dos operaciones. Finalmente, la mujer murió tras nueve días de agonía y Silvia Luna fue detenida acusada del delito de “homicidio simple”, por el cual podría ser condenada a una pena de hasta 25 años de prisión. 

El fiscal de Mercedes a cargo de esta causa, Guillermo Massaroni, mañana indagará nuevamente a Silvia Luna, aún no tiene constancias de esta versión dada por Casco, dado que ella prestó declaración testimonial pero no relató estos detalles, por lo que no se descarta que vuelva a ser citada.

TIENE NOVIO: Zulma Lobato, a los besos con un joven treinta años menor que ella

Zulma tiene novio!

¿Quién hubiera pensado que después de sorprender a la audiencia con su ya inolvidable versión del tema Resistiré, Zulma Lobato se convertiría en una de las estrellas del mundo bizarro nacional? ¿Quién hubiera dicho, además, que la autoproclamada vedette encontraría el amor en manos de un joven treinta años menor?

Después de todas las peleas mediáticas por las presuntas estafas que habría sufrido por parte de sus productores teatrales, la autora de una de las frases más parodiadas del abolengo argentino (“Hasta Tinelli y el Maipo no paro”) encontró el amor en los brazos de Maxi, un joven 30 años menor que la mediática.

Según publica el diario Crónica, la pareja se dejó ver en un conocido boliche donde Zulma fue distinguida por su primer año de carrera. El festejo inicial, cabe recordarlo, se dio en el piso del programa de Anabela Ascar; allí la nueva vedette deleitó a todos con una reversión de su clásico repertorio.

El panqueque está de luto: murió Carlitos

EL "REY" DE VILLA GESELL TENÍA 76 AÑOS

Carlos tenía 76 años y vivía en la Capital Federal. Luego de tener éxito comercial con sus locales de panqueques en Villa Gesell, había decidido expandir el negocio con la apertura de varios negocios en la Ciudad de Buenos Aires.

Se hizo conocido en los años ochenta. En sus locales se ofrecían más de cincuenta variedades de panqueques con nombres de personalidades que, según la leyenda, los tenían por preferidos. Así, distintos futbolistas como Diego Maradona y Gabriel Batistuta y estrellas de la música, como Luís Alberto Spinetta, tenían su plato propio en los restaurantes de Carlitos.

Hace 3 años desembarcó en la Capital Federal luego de abrir locales en distintos puntos de la Costa Atlántica, aportándole un mayor reconocimiento a los panqueques “de culto”.

El viudo de Carola contó todo?

El viudo...

El viudo de Carola Bruzzoni, la mujer que murió tras haber sido golpeada en la cabeza por una compañera de trabajo en un bar de la localidad de General Las Heras, declaró hoy ante la Justicia y dijo desconocer el destino del chip del celular de su esposa.

“Vine a colaborar con la justicia, pero no aporté mucho más de lo que ya se sabe”, dijo ante la prensa Sergio Robledo, al salir del tribunal.

Cuando se le consultó si sabía algo acerca del destino del chip del celular de su esposa, Robledo indicó que ignoraba la suerte corrida por esa memoria, donde se presume que podría haber fotos y videos que podrían contribuir a esclarecer el móvil del crimen.

“Acá hay una persona que nos abandonó y eso es lo más importante”, resaltó Robledo ante los periodistas.  

En tanto, Juan Prado, el dueño del local donde se produjeron los incidentes, dijo que no vio a la víctima lastimada ni “con sangre” luego del ataque perpetrado por Silvia Luna, una de las mozas del bar.

El hombre, al hablar con la prensa en la puerta de los Tribunales de Mercedes, dijo que cuando llegó ese sábado al local vio a Carola “sentada en la parte de atrás” del bar y le dijo que se había “peleado” con Luna.

“No la ví con golpes. No le ví sangre ni nada”, contó el hombre, quien señaló además que junto a otros compañeros de trabajo insistieron para que Carola fuera a hacerse ver al hospital, aunque -según remarcó- ella no quiso.

“Le ofrecí llevarla al hospital, pero ella dijo que se iba a su casa. No quería saber nada con ir al hospital. Nosotros le insistimos, pero ella no quería”, sostuvo.

“Cuando a la tarde terminó mi turno, me fui a mi casa a dormir la siesta. Cuando me levanté, me dijeron que habían llevado a Carola al hospital. Después me dijeron que estaba internada en el hospital de (General) Rodríguez y que la iban a operar”, recordó.

Acerca de la relación entre las dos compañeras de trabajo, afirmó: “En el ámbito laboral no tenían problemas. Ahora salen los posibles problemas de ellas. Se les fue de las manos a las dos”.

En tanto, trascendió una información que indica que un hombre adinerado sería el que aparece en el video sexual de Luna, que quedó en medio del tapete como posible origen de la pelea fatal entre las dos compañeras de trabajo.

Según una nota publicada por Diario Popular, se sospecha que “esta persona sería el responsable de la difusión del archivo, con el objetivo de arruinarle -por despecho- el casamiento a la moza del bar Matute”.

En cuanto a Carola, la información señala que en Las Heras “se dice que Silvia la responsabilizaba de permitirle al enigmático personaje contar con el video y desatar el escándalo”, que finalmente derivó en la suspensión de la boda de Luna, quien se iba a casar el sábado 24 de este mes.

La información añadió que Carola tuvo acceso a ese video “al poco tiempo de filmado, esto es desde septiembre del año pasado”, y se agregó que el mismo “no sólo había sido visto por la cocinera ahora fallecida, sino por casi todos los compañeros de trabajo en el bar”.

“La imagen no fue robada del teléfono de Luna, sino que ella misma se encargó de mostrarlo a sus colegas. El detalle no es menor para la causa”, se agregó.

“Nosotras le decíamos a Silvia que borrara el video de su teléfono porque su novio podía verlo, pero ella decía que Juan nunca le revisaba sus cosas, y menos el teléfono”, declaró Carolina, una compañera de trabajo de ambas mujeres, ratificando que la existencia de la filmación -en la que Luna aparece en escenas “hot” con otro hombre- no era un “secreto”.

Según la nota, “los trabajadores de Matute ratificaron, cada uno a su turno, que la relación entre Carola y Silvia era ambigua”.

“Se peleaban feo, a las puteadas, pero al rato estaban charlando como si nada. De hecho, Carola estaba invitada al casamiento. Silvia sólo la invitó a ella y a Miriam, la cocinera del bar”, dijo Facundo, otro testigo.

Por su parte, la testigo Carolina afirmó que “de alguna manera Silvia se vanagloriaba de su aventura amorosa” y aseguraba que “estaba todo controlado con Juan, que no sospechaba nada porque estaba enamorado”.

“Cuando peleaban, Carola la `boqueaba` a Silvia. Le decía: ¿seguro que te vas a casar? (haciendo referencia al video). Y Silvia le respondía que si hacía eso (dar a conocer el video) la iba a matar. Nosotros jamás pensamos que la cosa llegaría a tanto. No sabemos qué provocó que Silvia viniera al bar en su día de franco para increparla y pegarle”, dijo la testigo.

Sobre el hombre del video, una fuente, citada por el diario, señaló que ese “misterioso” personaje “es un empresario con mucho dinero”.

“Se está comentando que Silvia recibía plata de esta persona, y con ese dinero pagaba la fiesta de casamiento, para la que había 180 invitados, la contratación de un salón carísimo y hasta carruaje. Silvia ganaba poco, y Juan también. Se dice que Silvia, una vez juntada la plata necesaria, quiso terminar con la relación prohibida, pero su amante quedó despechado. Muchos creemos que pudo ser él quien se enteró del video y lo difundió”, agregó la fuente.