PD (+) PD (-) La involucion constante del ser humano.

Society and Music & Politic and Celebritys & Sex and Humor & Sports and Memorys!

Amores y misterios de la vida de José de San Martín

La familia de Juan de San Martín y Gregoria Matorras ya tenia cuatro hijos (y Gregoria 40 años) cuando llego el ultimo vástago de la familia, a quien llamaron Francisco José. Como si estuviera mimetizado con ese ambiente de las Misiones, el bebito tenia la tez oscura y la nariz aguileña. Poco después, Juan fue reemplazado como gobernador de Yapeyu y la familia se traslado a Buenos Aires, donde el capitán no logro obtener un cargo similar.

Desalentado por su fracaso, Juan retorno a España y se estableció en Málaga, donde el niño José se crió en un hogar signado por el abatimiento. A los 11 años (en violación de los reglamentos que establecían un mínimo de 12) fue admitido como cadete en el regimiento llamado Murcia, donde aprendió a ser obediente, reservado y a desconfiar de los demás. Un informe de su comandante le negó la promoción por “vicios indecorosos”, pero otro jefe rectifico el dictamen y José pudo llegar a ser oficial.

Participo de las derrotas en Oran a manos de los árabes, en Collioure frente a los franceses y se encontraba en la fragata Santa Dorotea cuando fue apresada por los ingleses. En los lugares de forzosa internación, aliviaba su soledad de vencido tocando la guitarra y pintando los crepúsculos marítimos en su caballete. En Bailen integro el ejercito vencedor frente a las tropas napoleónicas, pero sus ideas liberales lo habían colocado mas cerca de los invasores galos que de los retrógrados defensores de Fernando VII. Cuando uno de sus jefes, el marques de la Solana, fue ahorcado por las turbas en Cádiz acusado de “afrancesado y traidor”, y otro, el marques de Coupigny, fue privado del mando por haber nacido en Francia, se dio cuenta de que no había ya lugar en España para los que sostenían las ideas de tolerancia, ciencia y filantropía. Miembro de una logia masónica, decidió contribuir a las luchas por la independencia de las colonias en América, con la esperanza de que allí pudieran ponerse en vigor los principios del liberalismo que la península rechazaba.

Tenia 34 años cuando llego a Buenos Aires. Había habido en su vida mujeres cuarteleras y “manolas” de vida alegre, pero seguía siendo un hombre solitario y de pocos afectos. Se enamoro de Remedios de Escalada, una jovencita de 15, y se caso con ella pese a la oposición de su madre, que lo calificaba de “plebeyo” o lo llamaba despectivamente “el soldadote”.

En la dominante logia del Río de la Plata, José rivalizo con Carlos de Alvear, un hombre menor que el y de inferior grado militar, pero que descollaba por su inteligencia, su brillo social y su riqueza. Se comentaba que el padre de Carlos, Diego de Alvear, en su juventud había tenido de amante una india en Yapeyu, con la cual había concebido un hijo. Esta criatura, bautizada como Francisco José -afirmaba la versión-, habría sido entregada al matrimonio de Juan y Gregoria de San Martín para que lo criaran. De este modo, Carlos y José vendrían a ser entonces medio hermanos y, precisamente, a San Martín lo apodaron como El Cholo o el Tape de las Misiones, por su apariencia de mestizo.

Cuando José fue designado gobernador de Mendoza, se insubordino contra el director supremo, Carlos de Alvear, y contribuyo a precipitar su caída. Al iniciar el cruce de los Andes, San Martín envió a su esposa y a su pequeña hija a Buenos Aires, a casa de sus padres. En Santiago, Chile, tuvo un romance con una dama y una noche, al visitarla en su casa, advirtió que estaba compartiendo sus favores con un oficial bisoño, el hermano menor de Manuel Olazabal. Prudentemente, Olazabal dejo el campo libre a su general. Desobedeciendo las instrucciones del gobierno de Buenos Aires, que le había ordenado volver al Río de la Plata para impedir las invasiones de los caudillos federales del Litoral, San Martín inicio su expedición a Perú con el grado de brigadier general de Chile, bajo la bandera de este país y con su apoyo económico. Desembarco en Huaura, donde estableció su cuartel general por varios meses. Por las noches solía visitar la estancia azucarera de San Nicolás de Supe, donde sostuvo una relación con su propietaria, Fermina González Lobatón. Una tradición peruana afirma que el hijo que esta mujer tuvo nueve meses después había sido engendrado por don José.

Al llegar a Lima asumió el Protectorado (pese a que el mandato chileno lo había desaconsejado) y allí mantuvo un affaire con Rosa Campusano, una guayaquileña que había actuado como espía a favor del bando patriota. Cubierta su cabeza con un velo y vestida con manto, Rosa había distribuido mas de una vez panfletos subversivos y había ocultado en una casa a varios oficiales españoles que habían desertado para pasarse a las fuerzas revolucionarias.

Don José se instalo en una residencia en el pueblo de la Magdalena y allí solía atender el despacho diario, que uno de sus ministros le llevaba desde Lima. Rosa, que era soltera, lo acompañaba con frecuencia, y los sábados a la noche partían en lujosa carroza rumbo a las fiestas de la capital, ella con vestido y zapatos de seda y el con su nuevo uniforme de general, con abundantes hilos de oro. Cuando el protector incluyo a Rosa entre las ciento doce mujeres condecoradas con la Orden del Sol, la sociedad tradicional limeña lo considero una afrenta.

Resistido por los realistas por sus exacciones y rechazado por los republicanos por sus planes monárquicos, San Martín no tenia tropas suficientes para vencer a los españoles acantonados en la sierras. Viajo entonces a Guayaquil a solicitar refuerzos a Simón Bolívar, que vivía momentos de victoria. Bolívar se los prometió, pero en numero muy insuficiente, y don José se deprimió al comprender que su hora había llegado. Esa noche y a la mañana siguiente pareció consolarse con la compañía de una joven viuda, Carmen Mirón y Alayón, cuyos descendientes llevan hasta hoy el apellido San Martín.

Don José renuncio al Protectorado y viajo hacia su chacra de Mendoza, donde recibió una carta de su esposa, a quien no veía desde hacia cuatro años. Moribunda de tisis en plena juventud (tenia apenas 25 años), Remedios le pedía que fuera a Buenos Aires a darle su ultimo adiós. San Martín, sin embargo, opto por quedarse en Mendoza y recién partió varios meses después de su fallecimiento, a buscar a su hija de 7 años. Le costo sacar a su chiquilla de la casa de su abuela y marcho con ella a Europa, donde habría de vivir casi tres décadas. Allí murió viudo y ya abuelo, el 17 de agosto de 1850.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 agosto 2010 por en Entre Mitos y Leyendas! y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: