PD (+) PD (-) La involucion constante del ser humano.

Society and Music & Politic and Celebritys & Sex and Humor & Sports and Memorys!

Los Reyes Magos no existen…mi gran desilucion

Cada seis de enero era la misma historia: que el pastito en los zapatitos, que el agua, que toda la mentira de que viene los reyes.

Supongo que en todas partes del mundo, esta situaciones se dan alrededor del mundo, siguiendo este ritual paso a paso y amaneci al día siguiente con el regalo en la puerta porque los Reyes Magos pasaron por mi casa.

Pero a medida que uno crece, los padres se ven mas complicados en reconocer a sus hijos algo no menor: que nos mintieron.

No solo me mintieron con los Reyes Magos sino tambien con Papa Noel, que todo es por obra de mamá y papá que, con cariño, dejaban un paquetito y movían el pasto como si hubieran sido los camellos, todo para mantener la ilusión.

Recuerdo haber tenido una tristeza, no el momento exacto de como me entere. pero si la sensacion que vivi, y no fue de muy chico para colmo, debo reconocerlo. Tengo una imagen que fue un amigo, antes de ir a jugar a la plaza a la pelota, pero a esta altura uno puede crear situaciones y darle un tono mas melancolico a la situacion.

Más allá de la cuestión material, de los regalos recibidos, la expectativa era grande, sabia que era el dia que me traian lo que mis padres me hicieron escribir, pasarme casi la noche completa a medio ojo abierto esperandolos, con lo que me habian extorsionado para que me portara bien porque sino ni pasaba por mi casa, pero cuando me dormia profundamente, sorpresivamente ellos llegaban.

“Esa sensacion si que era algo mágico”, no muchas veces la pude experimentar de grande pero como todo en la vida, creo que fue mi primera gran desilucion de las que despues me toco vivir.

La mentira tiene patas cortas solian decirme de chico, pero lo que me decian, fueron los que me hicieron creer otra realidad, y nadie se hizo cargo, desde ahi me sentenciaron a dejar de creer.

2 comentarios el “Los Reyes Magos no existen…mi gran desilucion

  1. miralarima
    7 enero 2010

    Ya vienen los Reyes Magos
    caminito de Belén.
    Traen sin duda regalos
    a los que se portan bien.

    Y es que hoy ya “son los Reyes”.
    Esta noche pasarán
    como siempre lo hacen, siempre,
    al final de Navidad.
    Yo llevo ya varios días
    nervioso a todas las horas
    y no oculto mi alegría
    por lo que pronto me aborda:
    Que los tres Magos de Oriente,
    Melchor… Gaspar… Baltasar…
    me traerán los presentes
    y es que ya no aguanto más.

    A ponerles mis zapatos
    justo bajo la ventana
    para que sepan, acaso,
    donde dejar los Monarcas
    mis regalos deseados.

    Un turrón y un anisete
    para los tres Reyes Magos,
    como les dejo yo siempre
    que deben llegar cansados;
    y a los camellos, la leche,
    (y a veces un mantecado)
    que la pongo bien caliente
    y servida en un buen plato.

    Todo muy bien recogido,
    con el salón ordenado,
    que no les falte un buen sitio
    a cualquiera de los Magos
    para los regalos míos.

    Y la ventana entreabierta
    para que puedan entrar
    porque lo que son las rejas,
    aunque no sé como lo harán,
    nunca les crean problemas
    ni les impiden entrar.

    Me acostaré muy temprano
    no sea que ellos me pillen
    y no me dejen regalos
    por llegar a descubrirles…

    …Me levanto muy temprano
    cuando casi aún es noche
    para ver si mis regalos
    me han traído los tres Magos
    con tanto esfuerzo los pobres.

    Y allí, bajo la ventana,
    donde dejé mis zapatos,
    entre globos y en sus cajas
    están todos mis regalos
    como escribí yo en mi carta.

    Que ilusión abrirlos todos,
    que locura de papeles,
    sin poder abrir los ojos
    por la luz, que ya amanece;
    los contemplo con asombro
    y sin saber contenerme
    la emoción, yo casi lloro
    por lo que me traen los Reyes.

    Quizá lo que aquí relato
    no sea real del todo
    para adultos muy sensatos
    que ya no son unos mozos
    pero sólo al recordarlo
    me emociono de tal modo
    que pasa de ser pasado
    a ser presente, de pronto.

    Y es que los que somos padres
    tenemos la gran ventaja
    de vivir las Navidades
    como en las eras pasadas,
    vividas como los niños,
    con ilusión infinita,
    por los ojos de los hijos
    a los que dimos la vida
    y que desde entonces mismo
    dan sentido a nuestras vidas.

    Y es que los ojos de un niño
    una mañana de Reyes
    hacen que pase al olvido
    cualquier disgusto presente:
    Esa expresión de sorpresa,
    de alegría contenida
    que, de repente, se expresa
    en una nerviosa risa;
    esa mirada sincera
    que dice cosas sentidas
    porque no sabe, de veras,
    decir con ella mentiras;
    esas dos manos inquietas
    que se mueven pequeñitas
    pero de forma certera
    y con inmensa alegría;
    esas palabras tan llenas
    aunque pocas cosas digan
    “Mira Mamá, mira ésta…
    Y mira aquí, Papá, mira”;

    Ése es mi mejor regalo,
    aunque suene a cosa dicha
    por muchos en el pasado,
    y es ver como mis dos niñas
    disfrutan los Reyes Magos.

  2. Monsieur Flavio Sandona
    6 enero 2012

    QUiero mi regalitooooooooo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 enero 2010 por en FILOSOFIA BARATA Y ZAPATOS DE GOMA y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: